Vicente Albero

vicente@vicentealbero.com 626 767 547

Logo
in Uncategorised

…Y en las fiestas de Monóvar todo brilla en modo tan especial que podríamos creer que algo mágico flota en el ambiente.

Hay quien cuenta que en esta noche, pequeñas hadas, revoltosas y divertidas, importunan con su juego a la luna, desprendiendo de su vestido destellos que rocían La Alameda con su magia. Ellas despliegan todo su ingenio al servicio de un Despertar muy importante: el Despertar de todas las niñas de Monóvar. El Despertar a la Imaginación.

Y si no, vean: vean cómo el Hada de la Aurora, madrugadora, danza derramando su rubor sonrosado para despertar, con la mayor de las delicadezas, a sus Hadas compañeras:

Entre ondas se despereza el Hada del Agua, que disfruta chapoteando en los pequeños torrentes e hilachas del Vinalopó. Coqueta, busca su reflejo, tiñendo el agua con el color de su mirada. Algunas gotas salpican las verdes hojas de los árboles añosos, bajo las cuales oculta su timidez el Hada del Camino de los Molinos, que habita junto a senderos a los que transmite su noble sensibilidad y su dulce calma.

No muy lejos de allí, en lugares emblemáticos del pueblo, habitan discretamente otras hadas: el Hada de la Plaza de la Malva, tan inquieta que salta todo el tiempo de flor en flor. Entre juegos, se le ocurrió hacer con el polen de las malvas la más exquisita de las fragancias; la misma que regala a nuestra Patrona en la mañana del Encuentro.

Donnnng… Donnnng… ¡El Hada de la Torre! Dormita en su cúpula hasta que las agujas del reloj se desperezan y la campana, en su bostezo, la saca del sueño. Se encarama a ella en un brinco, ¡qué hada tan atrevida! El eco de su alegre risa endulza las campanadas.

Al sonar de las campanas despabila también el Hada del Castillo, tan extrovertida que habita una ventana que, la mires por el lado que la mires, siempre da al exterior; y tan tan curiosa que encuentra en el néctar de los higos del Palera el elixir para sus esencias mágicas; en verdad, se trata de un Hada muy artista.

Esta noche, aladas por el vuelo de sus vestidos, andan por aquí casi de puntillas, usando sus encantamientos para rescatar de su sueño a la bella niña durmiente en el corazón de una flor, a la espera del primer sábado de Septiembre.

Si prestamos mucha atención, una atención mágica, casi casi podemos verlas…

Pilar Amorós
Rafael Maluenda

 

PDF Páginas Pilar Amorós -3 face-2

 

20130619 FR Pilar Amoros CUENTO DE HADAS__K7A0834 b

 

20130619 FR Pilar Amoros CUENTO DE HADAS__K7A0868

 

20130619 FR Pilar Amoros CUENTO DE HADAS__K7A0883

 

20130619 FR Pilar Amoros CUENTO DE HADAS__K7A0987 b1

 

20130619 FR Pilar Amoros CUENTO DE HADAS__K7A1075 b

 

20130619 FR Pilar Amoros CUENTO DE HADAS__K7A1140

 

20130619 FR Pilar Amoros CUENTO DE HADAS__K7A1090

 

20130619 FR Pilar Amoros CUENTO DE HADAS__K7A0815

 

20130619 FR Pilar Amoros CUENTO DE HADAS__K7A1032 b1

 

20130619 FR Pilar Amoros CUENTO DE HADAS__K7A1200 b2 bb

No comments so far.

Leave your comment

*